14/01/2022

Un comienzo de año sin definiciones concretas

Reporte Mensual 14/01/2022


Leer informe completo

El tiempo no para. Tal como marcábamos el mes pasado, el resultado de las elecciones generales configuró un escenario político en el que el oficialismo deberá buscar consensos, algo que quedó de manifiesto en la imposibilidad de aprobar el Presupuesto 2022. En este contexto, el Ministro de Economía Martín Guzmán brindó una exposición con el objetivo de explicar la marcha de las negociaciones con el FMI, con todo apuntando a que aún faltan conversaciones para cerrar un acuerdo, en un marco macroeconómico muy desafiante.

Suba de tasas: tímida señal en la dirección correcta. Tanto el gobierno como el FMI en un comunicado se manifestaron alineados en alcanzar un entorno de tasas reales positivas. Vemos la reciente suba de tasas del BCRA como una tímida señal en la dirección correcta, aunque el problema inflacionario comenzará a resolverse sólo con un programa integral sólido que apunte a abordar la inflación por la vía monetaria, especialmente con límites a la emisión.

Al objetivo de acumulación le faltan detalles. Pese a que el Ministro Guzmán afirmó que el plano fiscal es en el que hay disenso con el FMI, creemos que el plano cambiario podría representar mayores desafíos, pese a cierto alineamiento entre el gobierno y el FMI. En este sentido, una incógnita es qué tipo de cambio real será suficiente para el objetivo de acumulación de reservas (USD3-4bn según Guzmán), especialmente en un contexto en que la política monetaria menos dovish de la Fed podría deteriorar las condiciones externas.

La nominalidad sigue siendo protagonista. Pese a que mantenemos el view de que se terminará acordando con el FMI, creemos que aún restan rondas de negociaciones. Hasta entonces, la nominalidad seguirá ejerciendo presiones inflacionarias y cambiarias, algo que podría llevar al gobierno a tener que acelerar el acuerdo para intentar anclar expectativas para evitar una espiralización.

Y las sugerencias de inversión son... Creemos que el tono de la presentación del Ministro de Economía Martín Guzmán de la semana pasada apunta a que las negociaciones con el FMI podrían extenderse durante un tiempo más. En este contexto, mantenemos la preferencia por opciones conservadoras que protejan el capital en una economía caracterizada por una alta nominalidad. Así, si bien mantenemos a la deuda CER como la preferida para inversiones en pesos, vemos valor en agregar algo de exposición a dólar mayorista, aunque consideramos a las estrategias con sintéticos una opción superadora. Finalmente, consideramos que perfiles arriesgados podrían ver atractivos puntos de entrada en las valuaciones actuales de bonos soberanos en dólares y renta variable.

Volver
Powered by Ingematica